Un punto. De vista 

 RAW no es la onomatopeya de un bostezo felino, es la ilusión tras la óptica, 

 es capturar en movimiento o sigilosamente estático todo aquello que es una historia.